Saltar al contenido
Ascensores Info

Tipos de ascensores

ascensores

Los elevadores tienen una interesante historia de fondo, y han sido uno de los grandes logros del hombre en los últimos tiempos. Su funcionalidad es tan practica que, al día de hoy, son un medio de transporte instalado globalmente. Se han convertido en parte fundamental de las obras mismas, y ya no se construye un edificio sin pensar en el tipo de ascensor que se utilizará.

Esto se debe a que, sin importar cuantos pisos de altura tenga una edificación, son capaces de llevar a los usuarios al extremo superior o inferior en cuestión de segundos. Así, las personas no deben realizar ninguna clase de esfuerzo para alcanzar los pisos superiores, o inferiores a su posición.

Además, significan un ahorro importante de tiempo; pues no sería lo mismo cubrir 10 pisos de atura yendo a pie, que cubrirlos yendo en el ascensor. Los años han hecho que esta brecha temporal se amplié más, gracias a los avances tecnológicos que cada vez aportan mayor velocidad, comodidad y fiabilidad a los elevadores.

¿Qué tipos de ascensores existen en la actualidad?

Los ascensores son equipos que han mejorado con los años, apoyados fuertemente por las nuevas tecnologías que se desarrollan. Actualmente se construyen elevadores de tres tipos, que son los principales de la industria y que, por ende, se consiguen con frecuencia en las edificaciones.

Una casa o edificio de dos pisos no amerita de manera forzosa que se realice la instalación de un ascensor; pero cuando se empiezan a elevar de los 3 pisos en adelante, su montaje es indiscutible. La cantidad de pisos y la finalidad de su instalación definen directamente el tipo de elevador que montará.

¿Cuáles son los tipos de ascensores?

Mencionaremos los tipos de elevadores que pueden conseguirse en las obras alrededor del mundo; aunado a ello describiremos algunas de sus ventajas y características, ya que cada tipo cuenta con sus propias particularidades.

Los elevadores eléctricos, los hidráulicos y los autoportantes son la triada habitual para los edificios. Estos llevan a cabo la encomiable tarea de trasladar a las personas o, según su tipo, incluso objetos de gran peso.

Ascensores eléctricos

Estos elevadores tuvieron un comienzo poco promisorio, y se estimaba que, comparados con los equipos de otro tipo, iban a quedar en segundo plano. Pero fueron los avances tecnológicos los que funcionaron como un motor que impulso a estos equipos.

Gracias a toda la movida tecnológica de los últimos años, la historia dio un giro importante. Ahora son los ascensores eléctricos la opción preferida, y la que más se consigue instalada alrededor del mundo.

¿Cómo funciona un ascensor eléctrico?

El motor eléctrico es alimentado directamente desde las acometidas del edificio. Cuando este genera la fuerza necesaria para mover las poleas, entonces comienzan las subidas y bajadas de la cabina y el contrapeso.

Siendo este último un punto de apoyo para que el motor no se vea obligado a realizar toda la fuerza por sí solo. La funcionalidad de estos equipos es sencilla y segura, por ello se instalan en la mayoría de los edificios.

Ventajas de un ascensor eléctrico

Todos los elevadores son ventajosos a su manera, y cubren necesidades con mayor o menor éxito, según sus propias características. A continuación, te contamos las ventajas de instalar un elevador eléctrico.

  • Tecnología verde: los equipos son construidos de manera que ahorran energía, pero sin perder calidad de trabajo. Esto mantiene la funcionalidad y colabora con el ambiente.
  • Confort: la tracción y el control electrónico han sido mejorados constantemente para que la aceleración y desaceleración del equipo sea suave y confortable.
  • Instalación: su instalación no es compleja, y se adaptan perfectamente a los espacios destinados para tal fin.

Ascensores hidráulicos

Estos equipos fueron los más instalados en los edificios, hasta que aparecieron los eléctricos. Sin embargo, los elevadores hidráulicos no desaparecieron del mercado. Su número se redujo bastante, pero aún se siguen instalando.

Han mantenido un espacio en el mercado debido al plus de seguridad con el que cuentan, y también por la potencia que ofrecen. Son equipos sencillos, pero que se adaptan muy bien al espacio, y funcionan bastante bien.

¿Cómo funciona un ascensor hidráulico?

Una bomba es la que inyecta el aceite a los pistones. El aceite proviene desde un compartimiento donde es almacenado; desde ahí va y viene cíclicamente desde el pistón. El fluido sale para imprimir la fuerza que genera el movimiento de subida de la cabina, y regresa al compartimiento para que baje.

Ventajas de un ascensor hidráulico

Sus ventajas son la seguridad y la fuerza, debido a esto sus beneficios se relacionan directamente con estos factores, dejando en segundo plano cuestiones como la velocidad.

  • Batería: si la energía eléctrica presenta fallas, no constituye un problema. Estos elevadores cuentan con baterías que los alimentan para que lleguen a la parada más cercana y abran las puertas.
  • Terremotos: tienen una estabilidad inigualable. Los movimientos telúricos no representan un peligro tan potente como en otros equipos, ya que estos no tienen contrapeso y permanecen fijos en su posición de mejor manera.
  • Comodidad: los movimientos bruscos han sido eliminados gracias a su sistema de funcionamiento, que suaviza las salidas y llegadas a piso.

Ascensores autoportantes

Los requerimientos de la sociedad suelen desperdigarse en todas direcciones. Ya sabemos que los ascensores son vitales para las edificaciones, y que estos se ajustan muy bien a los pedidos del cliente; pero las condiciones espaciales juegan un papel importante para los elevadores.

Las habituales salas de máquinas, desde donde se controlan los equipos, no tienen cabida si hablamos de una edificación de dimensiones reducidas. Cuestión que no elimina la posible necesidad de instalar un ascensor. Entonces, ¿qué hacer? La humanidad siempre busca resolver los inconvenientes tomando de la mano a la tecnología, claro está, mientras esto sea posible.

Así, apoyado en la tecnología de punta, aparecen los ascensores autoportantes. Estos equipos no necesitan sala de máquinas, y los elementos necesarios para dotarlo de movilidad van instalados en la parte inferior. De este modo ahorran espacio, y eso sin perder sus importantes capacidades para trasladar a los pasajeros.